El sector funerario emprende hacia la sostenibilidad

El sector funerario está experimentando una notable transición hacia prácticas más sostenibles en respuesta a la creciente preocupación por su huella ambiental. En España, donde se realizan alrededor de 260,000 inhumaciones y unas 150,000 cremaciones anuales, estas prácticas tradicionales han sido objeto de examen debido a su impacto en el medio ambiente. Sin embargo, se está observando un cambio positivo a medida que más empresas funerarias comienzan a ofrecer alternativas más amigables con el entorno.

En la actualidad, la sociedad está cada vez más consciente de la importancia de adoptar un estilo de vida sostenible para proteger los recursos naturales y abordar la crisis ecológica que enfrentamos. Este cambio hacia el «consumo sostenible» es fundamental no solo para preservar nuestro entorno, sino también para abordar problemas como la pobreza y la desigualdad. Aunque algunos sectores, como el funerario, han sido más lentos en abordar su huella ambiental, se están dando pasos significativos hacia la sostenibilidad.

Aunque aún no se comprenden por completo todos los efectos ambientales asociados con las defunciones, los datos disponibles ofrecen una visión impactante de su magnitud. Por ejemplo, un estudio realizado hace cinco años por un importante grupo funerario reveló que cada servicio prestado generaba más de 240 kg de dióxido de carbono equivalente. Esta cantidad de emisiones es comparable a lo que absorben seis coníferas durante una década o a las emisiones de dióxido de carbono generadas por el consumo de medio barril de petróleo.

Estas cifras subrayan el significativo impacto que tienen las prácticas funerarias tradicionales en el medio ambiente y resaltan la urgencia de adoptar enfoques más sostenibles en el sector. Afortunadamente, cada vez más empresas funerarias están respondiendo a esta necesidad al ofrecer opciones más respetuosas con el medio ambiente, como ataúdes biodegradables, servicios de cremación más eficientes y prácticas de entierro más ecológicas.

Este cambio hacia la sostenibilidad en el sector funerario no solo beneficia al medio ambiente, sino que también ofrece a las familias opciones que les permiten honrar a sus seres queridos de una manera más respetuosa y significativa. Al optar por servicios funerarios sostenibles, las personas pueden contribuir a la protección del planeta mientras honran la memoria de quienes han fallecido. En última instancia, este movimiento hacia la sostenibilidad refleja un compromiso con un futuro más saludable y equilibrado para las generaciones venideras.